Madrina de boda, la madrina perfecta

La madrina perfecta 691 × 460

Madrina de boda

 

Otro de los looks protagonistas que acapara la atención de todas las miradas, a parte del de la novia, es el de la madrina. Otra pieza fundamental del enlace ya que la acompañante al altar tiene que lucir igual de espectacular en el momento más importante de la ceremonia. La madrina por lo general es la madre del novio, o podría ser la hermana o incluso la madre de la novia en el caso de que esta hubiese fallecido. Se podría decir que es la segunda mujer en elegir el vestido y como no, en una celebración tan importante, los nervios para encontrar y acertar con el adecuado están a flor de piel.

 

© Sole Alonso

© Sole Alonso

 

© Isa Diego Fotografía

© Isa Diego Fotografía

 

La edad de la madrina suele oscilar entre los 50 años para arribar, por eso hay que tener en cuenta el corte del vestido. Suelen decantarse por los vestidos largos, dato significativo porque son las únicas que pueden permitírselo aunque la boda sea durante el día. Optar por un vestido a la altura de la rodilla o justo por debajo no quiere decir que no luzcan igual de elegantes o más, sino que en comparación es una prenda más cómoda y práctica.

 

© Tiara Ceremonias

© Tiara Ceremonias

 

Vía Secretariaevento

Vía Secretariaevento

 

Las madrinas del interior y del sur se caracterizan por llevar mantilla, tradición que se remonta en España en el siglo XVII. Es un accesorio que limita mucho el estilo que se quiera llevar; el largo del tocado no debe sobrepasar el del vestido, se aconseja que las mangas tengan un corte francés. Por el contrario, también se puede complementar el vestido con un bonito tocado o si es de día, una pamela.

 

© Jorge Álvarez

© Jorge Álvarez

 

© Jorge Álvarez

© Jorge Álvarez

 

Vía Luciasecasa

Vía Luciasecasa

 

© Rita Von

© Rita Von

 

© Rita Von

© Rita Von

 

© Jennifer Hawkins

© Jennifer Hawkins

 

Los tonos del vestido no deben ser demasiado claros como el beige, marfil o crema para diferenciarse lo más posible de la novia a no ser que sea por petición de ella usar estos colores. Si la boda es de día los tonos pasteles como el verde, salmón o anaranjado son muy favorecedores, en cambio si es por la noche, destacan los colores más oscuros como un gris marengo o un burdeos, pero eso sí, huir de los vestidos negros.

 

© Sole Alonso

© Sole Alonso

 

© Luana Fischer

© Luana Fischer

Caterina Vilaire para Wedding Passion

¡Comparte tu experiencia en nuestras redes sociales!

www.weddingpassion.es todo para organizar tu boda