Ermita de San Antonio de la Florida

La ermita de San Antonio de la Florida, de estilo neoclásico, se considera como la única superviviente de las tres ermitas dedicadas a San Antonio de Padua que hubo en Madrid. Fue mandada construir por el rey Carlos IV a finales del siglo XVIII. Los impresionantes frescos que cubren las bóvedas y la cúpula de esta ermita son obra de Francisco de Goya. Fue declarada monumento histórico – artístico en el año 1905. Esta elegante iglesia blanca está situada en el centro de un parque y no hay problemas para aparcar. Está indicada para bodas de pocos invitados, ya que su interior es bastante reducido.